05:15h. Jueves, 14 de Diciembre de 2017

La ONU pide una respuesta internacional "amplia" contra la piratería en Somalia

El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado una resolución en la que condena los actos de piratería en Somalia y pide a la comunidad internacional una "respuesta amplia" para luchar contra ese fenómeno.

Imagen del Consejo de Seguridad de la ONU, en Nueva York (EE.UU.).
Imagen del Consejo de Seguridad de la ONU, en Nueva York (EE.UU.).

El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado una resolución en la que condena los actos de piratería en Somalia y pide a la comunidad internacional una "respuesta amplia" para luchar contra ese fenómeno.

La resolución, con número 2246, fue aprobada por unanimidad por el consejo, en un momento en que la ONU reconoce que está habiendo una progresiva disminución de incidentes vinculados con actos de piratería en las costas de Somalia.

"Si bien observa las mejoras producidas en Somalia, reconoce que la piratería agrava la inestabilidad en Somalia mediante la introducción de grandes cantidades de efectivo ilícito que alimentan la actividad delictiva y la corrupción", dice la resolución.

El documento pide también la liberación "inmediata e incondicional de todos los marineros mantenidos como rehenes por los piratas somalíes" y felicita a las autoridades de Seychelles por establecer un tribunal para la piratería y delincuencia marítima.

El consejo tuvo en cuenta un informe del secretario general de la ONU en el que hace un balance de la situación durante los últimos doce meses y que destaca que hace dos años fue la última vez que los piratas somalíes secuestraron un gran buque comercial.

Sin embargo, han seguido los incidentes a otras embarcaciones menores, como barcos pesqueros.

Desde octubre del año pasado a octubre de este año, de acuerdo con los datos recogidos en el informe, se registraron doce incidentes de este tipo, un "descenso considerable", según Ban, respecto a los 237 que hubo en 2011.

Pero todavía hay 26 marineros de grandes buques comerciales que siguen como rehenes en Somalia.

En su informe, Ban se hizo eco de indicios que apuntan a una "relación compleja" entre la piratería y la pesca ilegal en aguas somalíes, no declarada y reglamentada.