10:22h. Viernes, 24 de Noviembre de 2017

BÉLGICA TERRORISMO

El Gobierno belga y los representantes de confesiones se unen ante el terrorismo

Bruselas, 14 ene (EFE).- El Gobierno belga y representantes de las religiones reconocidas en el país y del laicismo expresaron hoy su rechazo al terrorismo, el integrismo, el radicalismo y los discursos de odio, en una reunión celebrada una semana después de los ataques yihadistas en Francia.

El primer ministro belga Charles Michel (izda) recibe a los líderes y representantes religiosos a su llegada a la reunión que han mantenido en Bruselas, Bélgica, el 14 de enero del 2015. EFE
El primer ministro belga Charles Michel (izda) recibe a los líderes y representantes religiosos a su llegada a la reunión que han mantenido en Bruselas, Bélgica, el 14 de enero del 2015. EFE

Bruselas, 14 ene (EFE).- El Gobierno belga y representantes de las religiones reconocidas en el país y del laicismo expresaron hoy su rechazo al terrorismo, el integrismo, el radicalismo y los discursos de odio, en una reunión celebrada una semana después de los ataques yihadistas en Francia.

En una declaración conjunta leída al término del encuentro por el primer ministro belga, Charles MicheL,los participantes -entre ellos representantes católicos, protestantes, ortodoxos, musulmanes y judíos- subrayan que "Bélgica es un país abierto, tolerante y de acogida" y que se debe "evitar caer en la trampa tendida por los terroristas, que pretenden dividir a los ciudadanos".

"Juntos queremos recordar el respeto a la separación entre la Iglesia y el Estado", señala el texto.

Añade que los firmantes no quieren "una sociedad aterrorizada" sino que desean "asegurar eficaz y firmemente la seguridad en una sociedad de tolerancia, de confianza, pluralista: en una palabra, una sociedad libre".

Según el primer ministro belga, estos encuentros entre el Gobierno y los representantes de los cultos y del laicismo se mantendrán en el futuro y tendrán lugar dos veces al año.

Bélgica se siente particularmente concernida por el peligro que representan los "combatientes extranjeros", europeos que parten a zonas de conflicto como Siria o Irak para sumarse a las filas yihadistas y vuelven radicalizados, ya que es el país por numero de habitantes más afectado por este fenómeno.

El pasado 24 de mayo el país fue blanco de un atentado en el Museo judío de Bruselas, donde cuatro personas perdieron la vida.

El presunto autor de los hechos, el franco-argelino Mehdi Nemmouche, fue extraditado a Bélgica por las autoridades francesas el pasado julio y está en prisión preventiva acusado de "asesinato en un contexto terrorista".

Por su parte, la Fiscalía de Bruselas se ha tomado "muy en serio" las amenazas que han recibido cuatro librerías con la orden de no distribuir el nuevo número de la revista satírica francesa "Charlie Hebdo", que este jueves saldrá a la venta en Bruselas después de ser objeto de un atentado en París con 12 muertos.

La Fiscalía, que ha abierto una investigación de los hechos, ha asegurado que va a poner en marcha "todos los medios técnicos, incluido el análisis de imágenes de cámaras de videovigilancia o la investigación de llamadas telefónicas, para encontrar al autor", informa la agencia Belga.

Diez policías vigilan desde hoy "Filigranes", una de las librerías más populares de Bruselas.

La presencia policial se duplicará a partir del jueves, cuando llegará a ese establecimiento un centenar de ejemplares de "Charlie Hebdo".