10:33h. Viernes, 24 de Noviembre de 2017

EEUU SEGURIDAD

EE.UU. aumenta los registros a pasajeros o equipaje de mano en aeropuertos

Washington, 14 ene (EFE).- Estados Unidos aumentó, a raíz de los atentados de París, de los que hoy se cumple una semana, los registros aleatorios a pasajeros que vuelan al país, así como las inspecciones de las maletas que introducen en la cabina del avión.

Varios objetos personales y maletas atraviesan un escáner, en el áea de registro a los pasajeros de la Agencia de Seguridad del Transporte de EE.UU. (TSA), en el aeropuerto internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta (Georgia) EE.UU. EFE/Archivo
Varios objetos personales y maletas atraviesan un escáner, en el áea de registro a los pasajeros de la Agencia de Seguridad del Transporte de EE.UU. (TSA), en el aeropuerto internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta (Georgia) EE.UU. EFE/Archivo

Washington, 14 ene (EFE).- Estados Unidos aumentó, a raíz de los atentados de París, de los que hoy se cumple una semana, los registros aleatorios a pasajeros que vuelan al país, así como las inspecciones de las maletas que introducen en la cabina del avión.

La decisión se produjo con el objetivo de aumentar la seguridad tras los atentados en Francia, según el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Estados Unidos.

La Dirección de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) implementará las nuevas medidas en los aeropuertos tanto en vuelos nacionales como internacionales, donde los controles ya fueron reforzados en julio.

En aquel momento, Estados Unidos estableció que los viajeros que quisieran volar hacia su país debían cargar previamente las baterías de sus celulares, ordenadores portátiles, tabletas o cualquier otro artefacto electrónico por si se les pedía ponerlos en funcionamiento.

Esta medida sigue vigente, de forma que los artefactos electrónicos que no se enciendan en el momento del control corren el peligro de ser confiscados.

La norma se anunció después de que las autoridades estadounidenses expresaran su preocupación por la labor de grupos terroristas en Yemen y Siria, vinculados a Al Qaeda, para el desarrollo de un artefacto explosivo que pueda pasar sin detección por los controles de los aeropuertos.

Por los aeropuertos estadounidenses pasan alrededor de 1,8 millones de pasajeros cada día, según cálculos de la TSA.